Bienvenido a Odoo on demand

¡Ahora podrá gestionar su negocio con el ERP líder para la PYME en EUROPA, sin tener que invertir en costosas infrastructuras!

El modelo es muy simple: se pasa de ofrecer una tecnología en modelo tradicional de compra de licencias e inversión en infraestructuras a un modelo SaaS, donde usted tiene acceso a las aplicaciones en un modelo de pago por uso. De esta manera, no tiene que realizar una gran inversión inicial en la compra del software ni en infraestructuras, y tampoco tiene que dedicar recursos a la gestion, mantenimiento y actualización de estos sistemas. Simplemente usted paga una cuota mensual por el acceso a la plataforma y si el servicio deja de ser necesario o atractivo, no tiene más que darse de baja. 

¡Aproveche las ventajas de "Odoo on demand" para su negocio!

Movilidad geográfica: No precisa instalación. Podrá acceder desde cualquier lugar a través de Internet.

 

Accesibilidad 24/7: La solución SaaS le permite acceder a la aplicación en cualquier momento del día durante los 365 días del año.

 

Soporte técnico: Todas las tareas de mantenimiento son gestionadas y resueltas por el proveedor de la aplicación, con total transparencia para el Cliente, que dispondrá de un servicio de atención especializado.

 

Concentración en el objetivo: El SaaS le permite centrar sus esfuerzos en su negocio, en su cadena de valor, sin preocuparse de ningún aspecto técnico.

 

Tiempo de implementación reducido: La pre-parametrización de las funciones más habituales de la empresa permite reducir el tiempo de puesta en marcha, con el consiguiente ahorro de tiempo.

 

Riesgos asociados a Internet: De sobra son conocidos los riesgos asociados a Internet. Con el modelo Externalizado de Alojamiento de los Servidores, se reducen de forma significativa estos riesgos, y en algunos casos se eliminan.

 

Ahorro de costes y recursos: El proveedor de la solución SaaS es el responsable de mantener la infraestructura necesaria para albergar la aplicación.

 

Previsión de costes: Sin sopresas de sobrecoste gracias a costes fijos preestablecidos, sin imprevistos.

 

Retorno de inversión (ROI): Considerando el ahorro en todos los costes anteriormente descritos, podemos comprender fácilmente que el retorno de inversión es mucho más rápido en el modelo SaaS.

 

Alto rendimiento y escalabilidad: El proveedor se encarga de escalar el sistema para ofrecer el rendimiento más óptimo. Flexibilidad y escalabilidad.

 

Independencia de la plataforma: Es válido para cualquier plataforma cliente (PC, MAC, Linux, Unix, Solaris, etc.) que cuente con un navegador Web (¡ Cuidado, que muchas soluciones del mercado exigen Microsoft Internet Explorer !).

 

Actualización continua: Se elimina el riesgo de la obsolescencia. Siempre dispondrá de la última versión; no precisa estar pendientes de los ciclos de renovación de software y de hardware; flexibilidad ante el cambio; escapa de los impredecibles cambios tecnológicos

 

Cooperación entre empresas: Abre nuevas vías de cooperación e intercambio de la información tanto en las transacciones comerciales existentes entre el cliente y el proveedor, como en las transacciones internas de la empresa. En el caso de Content-SORT, por ejemplo, permite subcontratar empresas expertas en la carga de contenidos especializados. El sistema está centralizado, lo que implica más seguridad, y mayor fiabilidad de la información, ya que el dato es único.

 

Acceso a las mejores aplicaciones: con otros modelos de adquisición, las mejores aplicaciones sólo están disponibles para las grandes compañías.

 

Se reduce o elimina:

  • Inversión inicial (sin riesgo de inversión): Evita los costes de compra de licencias de software por puesto y servidor. La inversión inicial se transforma en un gasto periódico. Asegura la decisión de adquisición.
  • Instalación en el Cliente: Evita los costes de instalación en su empresa, ya que no existe instalación en el Cliente.
  • Tiempo de implementación: gracias a la eliminación del ciclo de desarrollo, y a la pre-configuración.
  • Inversión en hardware: Evita los costes de crear y mantener una infraestructura propia; sólo se requiere un navegador Web.
  • Intermediarios y canales de distribución: No existe un canal de distribución ni intermediarios que encarezcan el producto.
  • Personal especializado: No es necesario disponer de personal especializado para las tareas de gestión y mantenimiento de los sistemas.